martes, 25 de abril de 2017

Nutrición y musculatura

A veces estamos tan obsesionados en ganar músculo que sólo entrenamos y nos atiborramos a proteínas, sin tener en cuenta los otros pilares que también son fundamentales para seguir gozando de una buena constitución muscular. En esta oportunidad hablamos de la nutrición que es esencial para mantener los músculos en buen estado.El entrenador físico José Arciénaga nos indica que para poder conservar o aumentar la masa muscular se debe cuidar de la alimentación, especialmente a partir de los 35 años, cuando el músculo tiende a perder fuerza y volumen. “Por eso, todo lo que hagamos antes por aumentarlo y mantenerlo será una buena idea”, asegura.

“No vayas al gimnasio o a entrenar con el estómago vacío, sobre todo si la sesión va a ser larga o intensa. Aunque los porcentajes de los nutrientes como fuente de energía no son muy grandes, pasada la hora de ejercicio si se echa mano en mayor medida de la estructura proteica necesitas estar bien alimentado”, recomienda.

El coco en la salud

Se trata de un excelente antibacterial e hidratante natural

El nutricionista Camilo Andrade nos explica que este alimento es rico en potasio, calcio, hierro, zinc y ácido fólico, por lo que es saludable consumirlo al menos una vez por semana, ya que ayuda al control de la diabetes, al paso del sistema digestivo, a la purificación de los riñones, además de ser un excelente antibacterial y gran hidratante natural.

Conociendo la fruta
Este fruto puede consumirse en trozos si gustan de su dureza o bien a través de su leche, que puede ser extraída y licuada para ser consumida como un lácteo más o para la preparación de ciertos alimentos.
“Hay quienes aprovechan la pulpa del coco y su leche grasa para extraer todos los minerales exquisitos que sirven para el uso doméstico como el aceite de alto valor en el mercado y para la estética, como cosméticos en cremas, aceites corporales, jabones, shampoo, etc. El 86% de sus calorías provienen de la grasa alojada en la carne de este fruto, pero el 99% de su agua no contiene grasa”, detalla Andrade.

Un alimento que es rico en potasio, calcio, hierro, zinc y ácido fólico.

Nueces para el corazón



El nutricionista Camilo Andrade nos explica que las nueces contienen el aminoácido “l-arginina”, el cual proporciona múltiples beneficios vasculares a personas con enfermedades del corazón, o aquellos con mayor riesgo a enfermedades del corazón debido a múltiples factores de riesgos cardiacos.

Sus propiedades
“Realmente no se puede equivocar al escoger las nueces para comer, siempre y cuando tome en cuenta la calidad. La nuez es una fuente importante de proteínas que aporta las necesidades básicas diarias, es común en nuestro medio y es recomendable en los casos de falta de energía”, asegura Andrade.
Asimismo sostiene que a menudo los alimentos más sencillos son los mejores para su salud, y este es sin duda el caso de los frutos secos como la nuez, en los cuales la madre naturaleza ha creado un paquete casi perfecto de proteínas, grasas saludables, fibra, esteroles naturales,
antioxidantes, y muchas vitaminas y minerales.

domingo, 23 de abril de 2017

Tomate, gran antioxidante y fuente de vitamina C



El tomate es uno de los productos alimenticios más populares. Casi todo el mundo los tiene en casa y su consumo es muy frecuente. La responsable de nutrición y salud de Nestlé, Anabel Aragón, explica todo lo que se necesita saber sobre esta hortaliza.

TODO SOBRE EL TOMATE

¿Cuál es su origen?

La tomatera es originaria del continente americano, al parecer de Perú y Ecuador y luego se extendió a Centroamérica. Su introducción en Europa se hizo en el siglo XVI y se cree que al principio fue utilizada como planta ornamental, incluso hay escritos que la describen como posible planta venenosa de aquella época. Se sabe que a mediados del siglo XVIII ya se empezaba a cultivar con fines alimenticios.

¿Es una fruta o una hortaliza?

Botánicamente hablando, el tomate es una fruta, es el fruto de la planta herbácea del fruto de las solanáceas.

Desde el punto de vista alimentario, el tomate es una hortaliza ya que no lo consumimos como postre sino en crudo, en ensaladas o cocinado en muchos platos. De ahí viene la confusión, porque lo utilizamos como condimento en platos principales, o plato propio, por eso lo consideramos una hortaliza más.

¿Cuáles son sus propiedades nutricionales?

Es una hortaliza baja en calorías, beneficiosa para la salud; aporta nutrientes esenciales para el organismo como la fibra y la vitamina C, que sabemos contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y nervioso.

Reduce el cansancio y la fatiga, y protege a las células del daño oxidativo debido a su capacidad antioxidante. También es esencial en la formación del colágeno, de los huesos, cartílagos, dientes, encías, piel y vasos sanguíneos.

Además, favorece la absorción del hierro, por eso siempre recomendemos tomar frutas y verduras crudas -recuerda Anabel Aragón-que son la fuente exclusiva de la vitamina C, después de un plato de legumbres, para que el hierro de estas se absorba mucho mejor.

La fibra juega un papel relevante en el movimiento intestinal, la regulación de los niveles de grasa en sangre y el asentamiento y la selección de nuestra flora intestinal.

¿Qué diferencias hay en la variedad de los tomates?

Es cierto que existe gran diversidad en cuanto a dureza, tamaño, color de piel, formas o incluso durabilidad pudiendo encontrar tomates de larga vida que son más consistentes y cuya pulpa se mantiene firme y entera mucho tiempo, pero a costa de su textura carnosa, aroma y sabor.

Encontramos tomates grandes y redondeados como “el gran sol”, “el corazón de buey”, otros medianos como el “Daniela”; pequeños como el “Canario”, “Pera” o el más pequeño que es el “Cherry”.

Por su forma y color destaca el “Raff”, un tomate verdoso con numerosos hombros y surcos y de sabor y aroma muy intensos y apreciados. También por su color marrón verdoso y es redondeado, está el “Tumaco”, una variedad de sabor intenso y jugoso.

Algunas variedades de buen sabor y textura son el “Valenciano”, “Barbastro” o “Muchamiel”, y el tomate de “La Cañada”, original de Almería, goza incluso de un distintivo especial de calidad.

Podemos comprar otros que están ensartados en ristras y que se cuelgan para consumir fuera de temporada, comúnmente para untar en el pan o para recetas de invierno.

También están los tomates secos, que se conservan en aceite de oliva, típicos de algunas recetas de la dieta mediterránea.



USOS CULINARIOS Y TEMPORALIDAD

El tomate, junto con la cebolla, es una de las hortalizas que más se consume durante todo el año. Lo podemos utilizar en muchísimo platos, desde mermeladas y salsas, hasta platos típicos.

Aunque podemos encontrar tomates durante todo el año, su temporada idónea es desde el mes de junio hasta septiembre. Durante esa época son más sabrosos y respetuosos con el medio ambiente.

Se puede hacer:

• Ensaladas

• Sofritos

• Poner en rodajas / untado sobre el pan

• Salsas

• Zumos

• Asado

• Rellenos

• Pisto

Los podemos preparar de mil maneras con sofritos como base, para pastas, carnes o pescados, incluso con huevo, estofados o arroces.



CONSEJOS DE COMPRA Y CONSERVACIÓN

A la hora de comprarlos es importante fijarse en que su piel sea brillante y tersa; y que la pulpa sea firme. Dependiendo de la variedad, hay que coger colores distintos.

Investigadores de la Escuela de Pintones casi verdes para alargar su tiempo de consumo si son tomates de corta vida, que se comercializan en verano y son de textura más blanda. Estos son buenos para ensaladas.

Rojos si son para gazpachos o salsas.

Los de larga vida, generalmente son los que compramos en invierno, es importante cogerlos rojos intensos y pulpa firme porque su sabor será mejor.

Para su conservación lo mejor es tenerlos en un lugar fresco, evitar meterlos en la nevera porque su sabor y textura se altera un poco.

Si se tiene que meter en la nevera, Anabel Aragón recomienda ponerlos en su zona más templada, que son los cajones de la verdura, y sacarlos antes de su consumo.

viernes, 21 de abril de 2017

Los lácteos en la dieta



Los lácteos son importantes a todas las edades, no sólo son para los niños, ya que de éstos obtenemos nutrientes de gran relevancia como son las proteínas de buena calidad, el calcio, la vitamina A y D, así como hidratos entre los que se encuentra la lactosa.

El plan
El nutricionista Camilo Andrade explica que entre las opciones para incluir leche o yogur en la dieta, podemos encontrar postres a base de leche, batidos con frutas y leche, yogur helado, postre a base de yogur y gelatina, o incorporar leche a un puré de patatas o elaborar arroz con leche, por ejemplo.
La recomendación es consumir entre 2 y 4 porciones de lácteos por día ya sea de leche o yogur ya que contienen menos gras que los quesos. Además es importante conocer a qué equivale una porción y cómo podemos hacer para cubrir la cuota diaria de lácteos. “Es preferible recurrir a postres lácteos con poco agregado de azúcar, por ejemplo, flanes reducidos en azúcar, avena con leche u otras”, sostiene Andrade.

miércoles, 19 de abril de 2017

Los secretos de la linaza

Un producto para el aumento progresivo de la vitalidad y la energía

Se llama linaza a la semilla de la planta de lino. De la linaza se extrae un aceite vegetal que es uno de los aceites más saludables que existen. Como alimento también es muy saludable, gracias a que contiene una alta cantidad de fibra dietética, ácidos grasos del tipo omega 3 y omega 9.

Sus propiedades
El nutricionista Camilo Andrade comenta que gracias a su riqueza en fibras vegetales la linaza resulta un excelente cereal para incluir en dietas para bajar de peso. “No solamente actúa como ayuda para el estreñimiento, sino que ayuda a controlar el sobrepeso y a regular el apetito por la sensación de saciedad que produce”, manifiesta.
Por otra parte destaca que las fibras solubles de la linaza impiden la acumulación de colesterol en la sangre, facilitando su eliminación por vías naturales. Esta propiedad de la linaza se debe a que posee un tipo de fibra que se adhiere al colesterol evitando de esa manera que sea absorbido por el organismo.

Previene diversas enfermedades inflamatorias, gracias al ácido linolenico que contiene.

martes, 18 de abril de 2017

Comer lentejas quita el hambre

La manzana, la zanahoria, las lentejas y las almendras son alimentos que dan saciedad y quitan el hambre. Tienen fibra que en el estómago, junto con el agua que se bebe, capta el líquido y se hincha para formar una estructura en forma de gel, produciendo la sensación de saciedad

Los alimentos que facilitan la formación de la estructura en forma de gel son aquellos que son ricos en fibra soluble

La manzana y la zanahoria son dos de ellos. Si usted es una de esas personas que le da hambre antes de llegar la hora del almuerzo o de la cena, se recomienda esos dos alimentos para que cuando se siente en la mesa tenga menos ansiedad o urgencia de comer. En el artículo "Controla tu apetito" de la revista de la BBC "Good Food”, la nutricionista Fiona Hunter señaló que comer una manzana antes de cada comida puede ser un buen hábito

Si uno de los objetivos es bajar de peso, las legumbres pueden ayudar. Un estudio del Hospital Saint Michael de Canadá señala que comer una porción diaria de frijoles, guisantes, garbanzos o lentejas podría contribuir a perder kilos. Según la investigación, las legumbres aumentan en 31 por ciento la sensación de satisfacción de quienes las consumían.
CONSEJOS PARA BAJAR KILOS

Las legumbres tienen un índice glucémico bajo (lo que significa que son alimentos que se descomponen lentamente) y pueden ser usados para reducir o desplazar la proteína animal así como también las grasas “malas” y las grasas trans en un plato o comida

Una manera para evitar la sensación de hambre es comer cada tres o cuatro horas una merienda saludable

Los alimentos recomendables son los ricos en proteínas como el yogur o el huevo cocido

Los huevos cocidos son excelentes para que el estómago se sienta satisfecho

La proteína más completa de todos los alimentos a los que se tiene acceso es la del huevo. Si se lo come cocido, no añade grasa. Es una buena opción incluirlo en las ensaladas

Las almendras son otra alternativa, contienen mucha fibra, así como vitaminas y minerales. Un refrigerio que incluya un puñado de almendras reduciría el hambre después de unos 30 minutos

jueves, 13 de abril de 2017

Video El locoto y otros alimentos picantes son beneficiosos para el corazón



Comer locotos y chiles picantes ayuda a vivir más años, según un estudio último que explica una reducción en la mortalidad del 13 por ciento.

Aunque ningún estudio ha encontrado hasta ahora una prueba científica de que comer picante desencadene en el organismo un proceso que retrase el envejecimiento o mejore la longevidad, las pruebas obtenidas por científicos de la universidad de Vermont encontraron una correlación estadística muy significativa entre las personas que comen mucho picante (especialmente chile de cualquier tipo) y la reducción en la tasa de mortalidad por infartos o accidentes cerebrovasculares.

Los autores del estudio explican que el mecanismo que relaciona el picante y la mejora en la tasa de mortalidad por este tipo de dolencias aún no se ha descubierto. Sin embargo, la ciencia también consiste en acumular evidencias, y ésta en concreto tiene bastante peso. Las conclusiones del estudio de Vermont llegan tras analizar los datos de salud y hábitos de alimentación de 16.000 personas a lo largo de los últimos 23 años. Un estudio chino de 2015 llegó a la misma conclusión tras analizar el consumo de comida picante en nada menos que 487.000 personas.

El estudio constata que las personas que comen alimentos muy picantes de manera habitual presentan un menor índice de colesterol y menos problemas de tensión arterial alta.

Entre los factores que probablemente incidan en estos datos está el hecho de que las personas que comen chile generalmente también disfrutan de una dieta más rica en vegetales.

El principal sospechoso de alargar la vida de las personas que comen picante es precisamente el compuesto responsable de la sensación de picor: la capsaicina, sustancia que ayuda a regular la presión sanguínea y la flora intestinal.

Comer pescado, Viernes Santo, ideal para iniciar su consumo



Bolivia es uno de los países con menor ingesta de pescado en Latinoamérica, consumiendo un promedio anual de sólo dos kilos, mientras el promedio de la región llega a nueve, y el mundial per cápita a 16.

Según la recomendación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el consumo mínimo promedio por habitante debería ser de 12 kg.

La restricción religiosa a consumir carne roja en Viernes Santo viene ideal para que los bolivianos incluyamos con mayor frecuencia la ingesta de pescados de río, que abundan en el país.

Las tres zonas geográficas cuentan con especies en riesgo de extinción: el karachi, el ispi, el pejerrey y mauri. La cuenca de la Amazonia ocupa el 65 por ciento del área total del país y cuenta con 700 especies registradas de peces.

En la cuenca del Plata existen 170 especies y en la del Altiplano sólo 32; sin embargo, en ambos sectores hay más habitantes que hacen que el negocio y la demanda de la carne del pescado sean mayores.

La piscicultura funciona más en la Amazonia porque en el Altiplano la trucha es carnívora y la harina de pescado para está es costosa. Mientras que los peces de la Amazonía, como el pacú y el sábalo aceptan frutas y verduras que hacen factible su crianza.

Para combatir de manera eficaz la malnutrición y la subnutrición, se deben suministrar 20 gramos (g) de proteína animal a cada persona al día o 7,3 kilos al año. Esto puede lograrse mediante un consumo anual de 33 kilos de carne magra o 45 kilos de pescado o 60 kilos de huevos o 230 kilos de leche, según la FAO.

Para comprar pescado fresco

El pescado es uno de los alimentos que más rápido se deteriora y pierde su frescor, llegando a ser nocivo para la salud si se lo consume en mal estado.

Por ello, no compre pescado en lunes; el pescado que encontrará ese día por lo general va a ser del fin de semana.

El aspecto del pescado es muy importante: las escamas deben estar duras y apretadas al cuerpo; su color debe ser vivo y brillante; y los ojos —una de las cosas que más destacan del frescor— tienen que estar brillantes, transparentes y saltones.

Al tacto, la cola del pescado debe estar recta y húmeda; las agallas deben estar limpias, separadas entre sí y muy rojas o rosadas (dependiendo de la variedad). Al palpar la carne, compruebe que esté firme y no se hunde, y toque las aletas para ver que están tiesas.



SEGÚN LA OMS

La cantidad de consumo de pescado por habitante, según la Organización Mundial de la Salud, es de 16 kg anuales; los bolivianos apenas consumimos cerca a dos kg por año.



NUTRICIÓN

• Aportan ácidos grasos esenciales y omega 3 que ayudan a prevenir las enfermedades cardíacas, a aportar colesterol bueno y a reducir la presión arterial elevada.

• Ofrecen vitamina A, D y vitaminas del grupo B, básicas para un correcto funcionamiento del organismo.

• Son fuente de calcio, hierro, potasio, yodo, sodio y magnesio, minerales necesarios en huesos y músculos.

martes, 11 de abril de 2017

El tallo y las hojas del brócoli son lo más nutritivo de la planta

El tallo del brócoli es la parte más nutritiva de la planta. Tiene una mejor fuente de fibra que las florecillas y un sabor dulce. Para incluirlo en la comida debe retirase la capa exterior y cortarlo en cubos pequeños. Se tendrá que cocinar por un poco más de tiempo que las florecillas. Es por eso que se los debe poner en la olla unos minutos antes.

Las hojas del brócoli contienen más betacaroteno que todas las partes de la planta. Su color verde intenso es reconocido como una sustancia que puede reducir el riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas, y también disminuye la degeneración debido a la edad. De acuerdo al portal mejorconsalud.com, el betacaroteno es uno de los mejores antioxidantes.

Las hojas tienen alto contenido de vitamina A (soluble en grasa) que son beneficiosas para el funcionamiento del sistema inmunológico y para la visión. Además, contienen vitamina C.

Se las utiliza de manera similar a las florecillas. Se las puede hervir, saltear o asarlas.

El mejor método de cocción es al vapor. Al utilizar el método adecuado de preparación, puede hacer una gran diferencia para la salud. Si se quiere disfrutar de todos los beneficios de este vegetal, se debe cocinarlo al vapor.

Un estudio publicado en el Diario de Agricultura y Química mostró que cocer al vapor el brócoli es el mejor método de preparación. Es la única manera en que se conservan todos sus nutrientes y aumenta su potencial para combatir las enfermedades.

Para las personas que no gustan de los vegetales preparados al vapor, se aconseja sazonarlos con mostaza, rábano picante o chiles, sin correr el riesgo de que se pierda las bondades nutricionales del brócoli.

También es importante saber cómo seleccionar la verdura para obtener mejores resultados. Debe ser de color verde oscuro, y las florecillas de color verde violáceas o verde azuladas. Ellas contienen más betacaroteno en comparación con sus homólogos verde amarillo o verde pálido.

La nutricionista Claudia Abastoflor recomienda el consumo regular de las verduras, especialmente, de las de color verde oscuro.

Razones paRa no saltarse las comidas

Existe un mito sobre el ayuno y saltarse las comidas, muchos creen que dejar de comer es la forma correcta para desaparecer la grasa abdominal y los kilitos de más, pero no hay nada más errado que esto.

Incluso puede generar el efecto contrario.

Dejar de comer por las mañanas es lo peor que puedes hacer si deseas bajar de peso, te preguntarás ¿por qué?, pues la respuesta es muy sencilla, seguro has escuchado hasta el cansancio que el desayuno es la comida más importante del día y en efecto, lo es.

Los alimentos que ingieres al despertar son los que te darán las energías requeridas por tu cuerpo para sobrellevar la rutina. Además, si no comes en las mañanas, tendrás más hambre de lo habitual lo que te provocará un ataque de ansiedad y querrás comerte durante el día todo lo que no comiste en su momento y hasta más.

Comida saludable

Lo correcto entonces, no es saltarse las comidas, sino comer alimentos saludables. ¿No sabes qué comer? Sencillo, una ensalada de frutas variadas, con un poco de yogurt; algún batido verde con cilantro, pepino o cambur; una rodaja de pan integral con queso y pavo o pollo; incluso un tazón de avena con leche descremada.

Es necesario cumplir con las tres comidas recomendadas por los nutricionistas y que todas estas sean balanceadas, solo así tendrás un régimen alimenticio apropiado.

Hay otro grupo de personas que piensan que no comer por las noches también les hará bajar de peso, pero nuevamente, saltarse las comidas no es recomendable; es posible que tengas la sensación visual de que tienes el abdomen más plano al despertar, pero como en el caso anterior, lo único que provocarás es más hambre en tu pobre cuerpo.

Algunos alimentos que son ideales para comer de noche pueden ser vegetales verdes, como ensalada de lechuga, pepino, rúcula, una manzana verde; agua de avena, o una lata de atún.

Recuerda que los vegetales, las frutas y las proteínas son tus aliados más confiables. No te dejes engañar por aquellos que te invitan a dejar de comer, no es sano ni es lo correcto.

De hecho, lo ideal es comer de tres a cinco veces diarias, las tres veces regulares, desayuno, almuerzo y cena y dos meriendas, una a media mañana y otra a media tarde. Esto con la finalidad de que tu cuerpo se sienta saciado y no incurras en la ansiedad.

viernes, 7 de abril de 2017

Por qué empiezo a comer chocolate y ya no puedo parar: 11 alimentos que enganchan

Hay alimentos que apetecen siempre, o casi. Independientemente del hambre que se tenga, poca gente abandona unas patatas bien fritas en la mesa, o evita una galleta entre horas simplemente por el gusto de paladear algo dulce. Aunque como contó a Buena Vida José Antonio Cabranes, jefe de Psiconeuroendocrinología del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid (España), no hay evidencia científica de que se pueda ser adicto a un micronutriente, ingrediente o comida común, lo cierto es que algunos sabores nos ‘enganchan’. Hacemos un recorrido por estos platos, de la mano de expertos que expliquen por qué somos capaces de comernos un trozo de pizza incluso de postre.





La pizza
Archivo

ALIMENTO 1: La pizza

¿Sientes que tus fuerzas se debilitan cada vez que atraviesas la sección de los congelados? ¿Es en lo primero que piensas cuando decides quedarte en casa el viernes por la noche? No te culpes, no eres la única a la que le resulta imposible resistirse a este plato italiano. Un reciente estudio de la Universidad de Michigan (EE UU) lo sitúa a la cabeza en la lista de los alimentos más ‘adictivos’. Según los investigadores, las comidas que nos hacen perder la cabeza son aquellas que contienen una mayor dosis de carbohidratos refinados y grasas, porque inician de manera inmediata en nuestro cerebro una sensación de retribución. Lo explica Javier Tirapu Ustárroz, neuropsicólogo clínico y miembro del Grupo de Estudio de Neuropsicología de la Sociedad Española de Neurología (SEN): “Tanto las recompensas naturales -comida, bebida y sexo- como las drogas adictivas estimulan la liberación de dopamina, y causan euforia y reforzamiento del comportamiento”.



ALIMENTO 2: El helado

Otro de los alimentos más deseados. Este fervor culinario cuenta con una explicación científica. “Las comidas muy dulces, mucho más que las que encontramos en la naturaleza, a excepción de la miel, activan en nuestro cerebro los mecanismos de recompensa que nos provocan un placer inmediato y después seguimos deseándolos porque queremos volver a conseguir el mismo efecto. El peligro es que así se altera nuestra percepción del dulzor y, si nos acostumbramos, una fruta (que contiene fructosa y glucosa) ya no nos sabe a nada”, explica Lucía Martínez, dietista-nutricionista en Dime Qué Comes.



ALIMENTO 3: El chocolate

Ha trascendido el estatus de alimento y se ha forjado su propia mitología. Los aztecas usaban las pepitas de cacao como moneda de cambio y, a su llegada a Europa, en el S. XVI, supuso un conflicto para el clero que lo prohibió en su versión sólida durante la cuaresma. Un estudio dirigido por Miguel Valdeolmillos, doctor en Medicina e investigador en el Instituto de Neurociencia del CSIC-UMH, resolvió que este alimento resultaba más estimulante para el cerebro que el sexo: cuando comemos chocolate, se libera en pequeñas cantidades un compuesto llamado anandamida, pariente de los cannabinoides que nos proporciona una sensación relajante.



ALIMENTO 4: El queso

¿No puedes evitar recurrir a él para adornar tus platos? Culpa a las casomorfinas, sustancias que se encuentran en grandes dosis en este alimento y generan una sensación de bienestar en el comensal. Una investigación del Instituto de Farmacología y Toxicología de la Academia de Medicina de Magdeburg (Alemania) los ha relacionado con la morfina y otros opiáceos que están involucrados en controlar el dolor, la recompensa y la adicción en el cerebro. Según Martínez, “durante el proceso de elaboración, se generan beta casomorfinas que después nosotros comeremos. Y cuanto más curado sea el queso, más cantidad de ellas contendrá”.



ALIMENTO 5: Las patatas fritas

El almidón que contienen logra absorber una gran cantidad de aceite. Y si están cortadas muy finas, se empapan aún más. Un estudio publicado en la revista ‘PNAS’ asegura que alimentos que contienen endocannabinoides —como este tubérculo— nos generan una mayor sensación de bienestar. Por si fuera poco, según la investigación, esta sustancia provoca la necesidad de ingerir grasas, lo que también se relaciona con el placer. La sal también influye: “Es un potenciador del sabor y estimula las papilas gustativas. Cuando comemos alimentos salados, subimos el umbral de detección del sabor, lo que hace que luego algo una comida ‘normal’ nos resulte deliciosa. Por suerte, como ocurre con la ingesta del azúcar, se puede revertir: podemos bajar la cantidad poco a poco e ir acostumbrándonos al sabor natural de los alimentos”, aconseja la experta.



ALIMENTO 6: El tocino

Como ya hemos dicho, las grasas estimulan la sensación de recompensa y nos llevan a hacer la vista gorda ante la cantidad de calorías que tienen muchos de estos alimentos. Pero el exceso calórico solo es el primero de los problemas que acarrea la panceta. Su característico sabor se consigue gracias al nitrito de sodio, una sustancia que se utiliza como conservante y que le confiere a las carnes un color rojizo. Durante su proceso de elaboración, los nitritos pueden derivar en nitrosaminas, un compuesto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calificado como cancerígeno. De hecho, el beicon se ha clasificado, junto con el resto de la carne procesada (salchichas, hamburguesas y embutidos,) como “cancerígeno para los seres humanos”.



ALIMENTO 7: Las hamburguesas

Desear comerse una hamburguesa tras una noche de excesos es algo bastante habitual. La explicación de por qué nos apetece este alimento y no una ensalada es, según un trabajo publicado en la revista científica ‘Neuron’, que el sistema de recompensa del cerebro puede activarse simplemente con el deseo de comer. Según esta investigación, las neuronas serían sensibles a la ingesta de calorías y no tendrían en cuenta la palatabilidad, es decir, que la intención de ingerir calorías “indica al cerebro la futura aparición de la recompensa y no la recompensa en sí”, apunta el doctor Ustárroz.



ALIMENTO 8: El pollo frito rebozado

El combo perfecto para que resulte imposible parar de comer: harina (hidratos de carbono procesados), pan rallado y grasas. Un riesgo añadido de los productos fritos es la acrilamida, “un compuesto que aparece en los alimentos ricos en hidratos de carbono con el calor: el ‘doradito’ de las patatas fritas y del pan tostado, o el café torrefacto. Lo más recomendable es evitar las partes muy tostadas, aunque en ocasiones son las que más nos gustan”, advierte la nutricionista Martínez. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) asegura que consumirla “aumenta el riesgo de desarrollar cáncer para los consumidores de todas las edades”, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) matiza que solo supone un problema si se ingiere con frecuencia.



ALIMENTO 9: El picante

El componente activo de los pimientos picantes es la capsaicina. Esta sustancia estimula las neuronas sensoriales que neutralizan al dolor y, como consecuencia, se liberan opioides y endorfinas, lo que produce un gran placer y ganas de repetir el mismo plato. Aun así, un estudio de la Universidad de Pensilvania (EE UU) asegura que no todas las personas tienen las mismas posibilidades de experimentar una sensación de este tipo. Martínez aboga por la prudencia. “Para que su efecto fuese notable, tendríamos que tomar una cantidad muy alta (también para que acelerase nuestro metabolismo), pero la mayoría de las veces esta no es suficiente”.



ALIMENTO 10: La tarta

La mayoría de los dulces son carbohidratos de absorción lenta con un índice glucémico elevado, es decir, el azúcar se libera muy rápido y después desaparece, como un ‘chute’ de energía. “A diferencia de los monosacáridos (si son una sola molécula) o los disacáridos (si son dos), los almidones y otras cadenas mucho más largas resultan más complicados de digerir para nuestro cuerpo”, explica la nutricionista. Sin embargo, algunos de absorción rápida, como la fruta, son alimentos saludables: “La subida de la glucemia es más lenta porque su contenido en fibra la frena. Debemos siempre tener en cuenta que no sean azúcares añadidos, y optar por los que contiene el propio alimento de manera natural”, añade.



ALIMENTO 11: Las galletas

Es probable que de pequeña te atiborraste de ellas, y es el desayuno habitual de muchos niños. Este dulce, que en su versión más habitual se elabora con mantequilla, huevos, harina, azúcar, sal y canela es más problemático de lo que aparenta. El alto contenido en harinas refinadas y grasas, unido a un formato que parece inofensivo, ‘engancha’ fácilmente. “Llevar una dieta muy rica en productos con azúcar añadido puede ser un factor de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2, obesidad, cáncer... Porque hacerlo implica no solo ese aporte de azúcar extra por encima de lo recomendado sino que además suelen ser productos que llevan asociados otros componentes poco saludables”, concluye la experta.

10 mitos relacionados al consumo de sal



La sal es uno de los condimentos más antiguos que se conoce y por eso es que tiene mucha relevancia en el ámbito del arte culinario y de nuestra salud diaria. Para comprender los secretos de la sal, resulta esencial conocer a fondo lo que sucede con esta sustancia, tan apreciada en la antigüedad y actualmente. La sal es el protagonista de varios mitos nutricionales, por lo que caemos en ßerrores comunes que nos conducen, por exceso o por defecto, a la enfermedad, explica la médico nutricionista, Verónica Ayala.

“El problema de la sal radica en que nos movemos en los extremos: pasamos de intoxicarnos cotidianamente con su forma industrial refinada, a desarrollar un complejo fóbico en su contra. Sin el aporte cotidiano de sal, el organismo irá perdiendo su calidad funcional, y sin que lo vayamos notando, nos adentraremos en un callejón sin salida”, enfatiza la experta. A continuación, aclara los mitos y verdades de este discutido ingrediente.

El sodio solo se encuentra en la sal

FALSO: La sal o cloruro de sodio (ClNa) está compuesta aproximadamente de un 40% de sodio y un 60% de cloro.

En nuestro diario vivir, tenemos las siguientes fuentes de sodio:

• Sal refinada, es la mayor fuente de sodio de nuestra dieta (> 90%) e incluye la sal añadida durante la preparación de los alimentos y la sal que solemos aumentar en nuestros platos, una vez servidos.

• El sodio presente en los alimentos, todos los alimentos lo contienen en mayor o menor cantidad.

• El sodio añadido a los alimentos en los procesos de fabricación, son los famosos aditivos, saborizantes o conservantes, por ejemplo, el glutamato monosódico, usado como potenciador del sabor.

La sal engorda

FALSO: La sal no engorda, ya que es un compuesto sin calorías pero puede ocasionar ganancia de peso a través de la retención de líquidos.

El consumo de sal genera la retención de líquidos y la hipertensión

UNA VERDAD A MEDIAS: La sal consumida con moderación (no más de 5 grs al día, según recomendación de la Organización Mundial de la Salud - OMS) en personas sin antecedentes cardiovasculares o renales de importancia, es totalmente segura, destaca Ayala.

La especialista explica además que en la actualidad, se calcula que en promedio una persona consume entre 7 y 12 grs de sal a día, casi 3 veces más de la recomendación de la OMS y muy por encima de los límites saludables aceptables. En ese caso, el exceso de sodio provocará una retención de líquidos, un aumento de la presión arterial (asociado además a bajos niveles de potasio) y del apetito. Lo importante es concientizar a la población de los riesgos que el alto consumo produce, no solo por lo mencionado anteriormente, sino como posible causante de problemas cardiovasculares como infarto, accidentes cerebro – vasculares (A.C.V.), trastornos de circulación y problemas renales, complicaciones que se ven agravadas con el sobrepeso y obesidad.

Los productos y bebidas dulces no contienen sodio

FALSO: ¿Qué harías si supieras que la cantidad de sodio contenida en un vaso de gaseosa o en aderezos como la salsa de tomate es alta? Es hora de replantear algunas costumbres alimentarias, muy arraigadas en nuestro medio.

Muchas golosinas, galletas, caramelos, jugos y bebidas carbonatadas (gaseosas), todos productos dulces, contienen un alto nivel de sodio, ya que entre sus componentes se encuentran el benzoato de sodio, bicarbonato de sodio o propionato de sodio, compuestos bactericidas utilizados para disminuir la fermentación y alargar la vida útil de dichos productos, aclara Ayala.

La sal solo es útil para dar sabor a la comida

FALSO: El sodio y el cloruro, sustancias presentes en la sal de mesa, son fundamentales para regular el balance de los fluidos en el organismo. Contribuyen a regular la presión arterial; también facilita la absorción de la glucosa y los aminoácidos; conserva las condiciones para el adecuado funcionamiento de músculos y nervios.

No se utiliza sodio en los alimentos procesados

FALSO: Casi todos los productos procesados utilizan algún compuesto a base de sodio. Los enlatados y envasados contienen sodio para conservarlos por mayor tiempo. Los embutidos y carnes procesadas contienen fosfatos, lactatos sódicos y nitrito de sodio para su conservación.

De hecho, el mayor consumo de sodio, se considera “invisible” porque proviene de productos que, a nuestro paladar, no son salados. El sodio añadido a alimentos procesados, contribuye aproximadamente al 75% de su consumo total.

Reducir el consumo de sodio ayuda a prevenir la osteoporosis

VERDADERO: El sodio estimula la excreción de calcio por la orina. Cuanto menor es el consumo de sal, mayores son las probabilidades de retener el calcio y prevenir la osteoporosis.

Deberíamos dejar de consumir la sal yodada y consumir un sustituto como la sal de potasio

FALSO: Somos un país mediterráneo en el que nuestra mayor fuente de yodo es la sal yodada, dejarla de consumir, nos llevará lentamente a desarrollar el bocio y en formas menos comunes, el bocio intratorácico.

El consumo de sustitutos en base a potasio, sin la prescripción de un profesional médico y/o nutricionista, en caso de personas con patologías cardiacas, puede resultar contraproducente y en ocasiones, hasta mortal.

El exceso en el consumo de sal produce cálculos renales

VERDADERO: Una dieta con excesivo consumo de sal puede aumentar la acumulación de calcio en los riñones, generando la precipitación de estos cristales y en breve, la formación de cálculos renales.

Existen personas adictas a la sal

VERDAD A MEDIAS: El consumo excesivo de sal modifica nuestro comportamiento frente a los alimentos, ya que es un generador del apetito y estimula su ingesta porque mejora o potencia el sabor de los mismos. Esto no significa que no pueda disminuirse la cantidad de sal consumida durante el día o que debamos resignarnos a un sabor insípido. Existen alternativas para mejorar el sabor de los alimentos una vez que se disminuye el consumo de sal (preparar los alimentos al vapor y el uso de hierbas aromáticas, solo por citar algunas).



CONSEJOS PARA DISMINUIR EL CONSUMO DE SAL DIARIA

Ayala resume de la siguiente manera las recomendaciones para disminuir el consumo de sal diaria:

• Sustituye la sal por especias y condimentos para que las comidas no te parezcan insípidas: pimienta, limón, ajo, comino, apio, laurel y similares evitarán que te acuerdes de la sal y harán más sabrosas las comidas.

• Evita en lo posible las comidas pre cocidas: se utiliza demasiada cantidad de sal para la elaboración y conservación de estos productos.

• No poner el salero en la mesa puede ser una buena medida psicológica. Si no ves la sal, no te das cuenta de que te apetece.

• Si te cuesta mucho dejar de consumir la sal en exceso, disminuye su cantidad en la preparación de tus alimentos.

• Aunque pueda parecer algo simple, el que tu salero tenga los orificios pequeños hará que inconscientemente agregues menos sal al plato.

• Evita el consumo de gaseosas, enlatados, embutidos, aderezos y todos los alimentos altos en sodio.

• Opta por las preparaciones al vapor. Esta sencilla técnica culinaria, potencia el sabor de los alimentos.

• Revisa las etiquetas cuando vayas a comprar: puede que en ella no aparezca la cantidad de sal como tal, pero busca el contenido en sodio, esto te dará una idea general de si el producto en cuestión es apto o no de consumo.



LA ESPECIALISTA

La Dra. Verónica Ayala es médico nutrióloga. Tienes dos posgrados, uno en Obesidad y Nutrición y otro en Obesidad y Síndrome Metabólico en la Infancia y la Adolescencia. Es especialista en Cocina Dietética y Miembro de la Sociedad Argentina de Medicina Estética. También es médico en la Clínica Los Ángeles (Cochabamba).

Correo electrónico: dravayalaz.nut@gmail.com

Fan page en Facebook: Dra. Verónica V. Ayala

¿Una tacita de café para mejorar el aspecto físico?



Además de sus probadas cualidades como activador de la mente y el estado corporal, diversos estudios están otorgando al café otros beneficios añadidos en cuanto al cuidado del aspecto físico, como mantener la piel más brillante y elástica, ayudar a reducir las ojeras, o contribuir a una buena salud del cabello, entre otros.

Ahora resulta que la cafeína es un aliado de la belleza por los beneficios que ofrece, entre otros:

Mejora el ánimo. El café no sólo ayuda a despertar los sentidos y mantener la mente activa, sino que también provoca una sensación refrescante e hidratante, sobre todo en su versión en frío. La cafeína, además —según la revista estadounidense Time— mejora el estado de ánimo al ser un estimulante natural, lo que repercutirá en un sentimiento de confianza y bienestar general.

Anti-inflamatorio natural. Entre sus muchas propiedades, la cafeína funciona como un anti-inflamatorio natural, lo que permite reducir las inflamaciones y enrojecimiento en la piel, manteniéndola cuidada y en equilibrio.

Ayuda a la salud del cabello. El mantenimiento y buena salud del cabello es otra de las preocupaciones estéticas diarias. Mantener los folículos y el ciclo de crecimiento del pelo en buen estado es importante, y la cafeína se considera un estimulante de los folículos capilares, lo que incrementa el crecimiento del cabello y un tratamiento natural contra la caída del pelo.
La cafeína es un estimulante de los folículos capilares
La cafeína es un estimulante de los folículos capilares

Adiós a los ojos cansados. Las clásicas ojeras tienen los días contados gracias al café. El problema derivado por diversos factores como la falta de sueño o la deshidratación puede combatirse con la cafeína, puesto que sus propiedades anti-inflamatorias reducen las ojeras y favorecen la circulación incluso en zonas tan críticas como las del ojo.

Aliado contra la celulitis. El poder antioxidante del café hace de él un básico en los tratamientos de belleza contra la celulitis. Tanto en su versión tradicional, como si se usa a modo de exfoliante, el café mantiene hidratada la piel y evita la retención de líquidos, principal causante de la celulitis.
Usado el café como exfoliante hidrata la piel y reduce la retención de líquidos
Usado el café como exfoliante hidrata la piel y reduce la retención de líquidos

Piel protegida, piel rejuvenecida. Diversos estudios e instituciones —entre ellas la Fundación Livestrong— indican que la cafeína ayuda a evitar, en parte, el daño que los rayos UVA provocan en la piel, gracias al alto contenido de polifenoles, antioxidantes por excelencia. Este poder antioxidante le convierte en un alimento anti-age, ya que ayuda a mantener la piel lo más brillante y elástica posible, factores imprescindibles contra el envejecimiento y aparición de arrugas o líneas de expresión.

jueves, 6 de abril de 2017

Alimentos para ser feliz


Cuando nos alimentamos de forma más saludable, nos vemos y nos sentimos mejor con nosotros mismos. Esto también hace que nos percibamos más contentos al estar bien interna y externamente. Susan Bowerman, Directora de Entrenamiento en Nutrición en Herbalife y Dietista Profesional y Especialista en Dietas para Deportistas con Certificación de la Junta, brinda seis recomendaciones para sentirnos mejor con nosotros mismos y estar más alegres cada día a través de una alimentación sana.

1. ELEGIR FUENTES SALUDABLES DE PROTEÍNAS

Lo ideal es elegir cortes de carne magra como fuentes de proteínas, de lo contrario, podemos terminar comiendo demasiadas grasas.

Se aconseja reemplazar la carne picada por pechuga de pavo picada o elegir un corte de carne magro y solicitar que lo piquen en el momento. Cuando se crea conveniente, se puede sumar más pescado a la dieta, comenzando por algo conocido (aunque en primera instancia pescado signifique camarones o atún enlatado).

Observar lo que comemos todos los días y reemplazar con pescado las carnes grasas, en una salsa para pastas, un wrap, o en tacos. Los frijoles enlatados son muy convenientes, de sabor suave y muy bajo contenido graso, para preparar un guiso vegetariano, agregarlos en las sopas, o mezclarlos en la licuadora con un poco de aceite de oliva y ajo y hacer una salsa para comer con verduras crudas. Vale la pena probar el tofu también ya que tiene un sabor muy suave que funciona bien en sopas o en salteados o puede intentar asarlo.

2. COMER MÁS FRUTAS Y VERDURAS

Cuando se consulta a las personas por qué no ingieren regularmente frutas y verduras, responden que les gustan, pero no siempre las tienen al alcance, o se dañan antes de que puedan llegar a comerlos o cocinarlos.

La mejor solución es guardar paquetes de frutas y verduras en el refrigerador, porque congeladas son tan nutritivas como las frescas. Así es sencillo agregarlas al batido proteínico o al yogurt de todas las mañanas, o añadir verduras a las sopas, omelet, pastas y salteados.

Es importante tener siempre un plato de frutas frescas en la mesa de la cocina y verduras cortadas en la heladera; tenerlas en un lugar visible y listas ayudarán a comerlas con más frecuencia, con cada comida o refrigerio.

¿Qué hacer cuando salimos a comer fuera de casa? Pedir un plato grande de verduras y evitar los almidones; comenzar con una colorida ensalada o sopa de verduras. Es importante hacer el hábito de comer frutas de postre. Si el sabor impide comer más verduras, se pueden descubrir nuevas maneras de condimentarlas.

3. CAMBIAR LOS GRANOS REFINADOS POR LOS INTEGRALES

Es probable que esta sea una de las maneras más simples de mejorar la dieta. Cuando pasa de granos refinados (como el plan blanco, arroz blanco, pastas refinadas, tortillas de harina) a los integrales, se obtiene una gran mejora en su nutrición y consumo de fibras. Se pueden encontrar los equivalentes integrales para todos sus granos refinados habituales: pastas integrales, arroz integral, tortillas de maíz y pan 100% integral. Como acompañamientos, también existen otros granos como quínoa o arroz silvestre.

4. INGERIR PEQUEÑAS CANTIDADES DE GRASAS SALUDABLES

Las grasas, incluso las “buenas”, agregan un poco de calorías. Por eso, el foco se centra en reducir el consumo de grasas en general, manteniéndose alejado de los refrigerios, postres y frituras con alto contenido de grasa, y permitiéndose pequeñas cantidades de grasas saludables para obtener el aporte necesario de ácidos grasos esenciales.

Las nueces, paltas, aceitunas y el aceite de canola se consideran más saludables que otras grasas, así que son perfectos para incluir en la dieta. La palta funciona muy bien para sustituir la mayonesa o manteca, y las nueces, en pequeñas cantidades, pueden aportar grasas saludables a las ensaladas, platos de verduras, cereales y yogurt. Además de aceites basados en granos, incluya aceite de oliva o de canola para cocinar.

5. INGERIR MÁS AGUA Y TÉ

Una buena nutrición y el consumo de gran cantidad de líquidos van de la mano. El agua cumple muchas funciones en el cuerpo; una de ellas y muy importante, es que ayuda a digerir los alimentos y a transportar los nutrientes a las células. Si no toma tanta cantidad de líquido como debería, intente fomentar el hábito teniendo siempre una botella de agua cerca durante todo el día. Si no le gusta el agua, tome té o prepare su propia agua saborizada, al agregarle fruta fresca o rebanadas de pepino o hierbas.

6. INGERIR REFRIGERIOS MÁS SALUDABLES

Tomar un refrigerio o merienda, no es algo malo. Elegido correctamente puede ayudar a calmar el hambre entre comidas (que, de lo contrario, provocaría que coma en exceso cuando finalmente se siente a comer), además de ser una oportunidad a lo largo del día de incorporar proteínas adicionales, verduras, frutas o incluso un producto lácteo rico en calcio. Lo ideal es combinar proteínas y carbohidratos para obtener la mayor energía de su refrigerio. Se puede recurrir a opciones prácticas y rápidas como las frutas frescas, verduras crudas, barras de proteínas y yogur.

La alimentación adecuada puede ayudarnos a sentirnos más felices, no sólo porque nos veremos mejor, sino porque también internamente estaremos mejor.

miércoles, 5 de abril de 2017

Desayuno saludable



Si estás buscando un desayuno saludable, que te dé energía y que te mantenga saciado durante toda la mañana, tenemos una buena noticia para ti: te presentamos el smoothie bowl. ¿Sus ventajas? Son saludables, apetitosos, sencillos de preparar y muy versátiles. Sigue estos tres pasos para realizar un smoothie bowl perfecto.

1. La fórmula mágica para crear la base

Toda la gracia del smoothie bowl está en la base, el puré o batido de ingredientes que acogerá los ingredientes añadidos. Para que sea atractivo y sabroso lo mejor es apostar por un color llamativo, que además suele ser reflejo de las vitaminas de todo lo que hayamos usado. Un verde vivo, amarillo limón, rojo pasión o púrpuras y rosados son buenas opciones que apetece comerlas con solo verlas.

2. Consistencia y proporciones

Para llevar tu smoothie de bebible a comible con una cuchara, tienes que asegurarte de que estás usando la suficiente cantidad de fruta congelada como para crear una mezcla helada y consistente, similar al de un helado. Lo recomendado para armar un smoothie bowl consistente, es usar dos paquetes de acaí congelado, medio plátano (fresco o congelado) y 1/8 de taza de jugo de manzana (aproximadamente 250 gramos de sólidos a 30 gramos de líquido). Esa es la proporción correcta, sin embargo las frutas que quieras usar dependen de ti.

3. Los toppings o ingredientes añadidos

Los toppings se colocan por encima de nuestro smoothie bowl para darle sabor y también un aspecto más apetitoso. Podemos usar todo tipo de semillas (semillas de chía, semillas de lino, semillas de amapola), granola o avena, todo tipo de frutas, frutos secos (nueces, almendras, avellanas trituradas), fruta desecada (pasas, orejones). Sí debemos tener cierto cuidado con los toppings porque es donde se nos suele ir la mano y podemos convertir un saludable smoothie bowl en un plato demasiado calórico y poco equilibrado.

sábado, 1 de abril de 2017

63% de la población tiene malos hábitos alimenticios

El coordinador de la Cooperación holandesa, identificada como ICCO, Ariel Tito Correa, declaró que el 63% de la población boliviana tiene malos hábitos alimenticios, durante la visita que se realizó a las escuelas Manq‘a, de El Alto, la mañana de ayer.

Puntualizó que Bolivia cuenta con una gran variedad de comida callejera, rápida e incluso gurmet, lo que promueve a que los bolivianos cada día cambien lo tradicional y saludable por la oferta que presenta el mercado, sin valor nutritivo, lo que repercute en problemas de obesidad, diabetes y otros efectos adversos para la salud.

En ese marco, la Cooperación Holandesa ICCO, a través de su proyecto Manq‘a, tiene la convicción de cambiar esos hábitos, mediante la solución de los problemas de jóvenes, que cuentan con empleos informales y esporádicos, que alcanzan a un 87.4% de la población joven de Bolivia.

EL ALTO

Afirmó que los jóvenes de la ciudad de El Alto, por falta de oportunidades, se ven envueltos en el alcoholismo, delincuencia y otros comportamientos negativos. Expuso, asimismo, que se tiene un alto índice de jóvenes que no terminan sus estudios secundarios y por ende no acceden a estudios superiores.

Asimismo, en lo que se refiere al grupo de los productores, Tito dijo que no cuentan con oportunidades de mercado y, por ende, poseen escasos recursos para sus familias.

MANQ´A

La iniciativa de las escuelas Manq‘a, cuyo vocablo en la lengua aymara significa “comida”, nace de la idea de revalorizar los productos nativos y al mismo tiempo ayudar a jóvenes con escasos recursos de la urbe alteña, según la directora Regional de la Cooperación Holandesa ICCO, Conny Toornstra.

Manq‘a ofrece formación técnica a jóvenes, en lo referente a la preparación de alimentos, revalorizando y utilizando productos locales e incentivando la comida saludable y a apuntalar una producción sostenible.

COMIDA A BAJO COSTO

Mencionó que -según los datos del Ministerio de Salud- se tiene que siete de cada diez puestos de comida en la ciudad de El Alto venden comida rápida a bajo costo pero sin valor nutritivo, por ello la desnutrición, sobrepeso, diabetes, son muy comunes.

Manq‘a es considerado como un laboratorio de creación de alimentos, puesto que todo el tiempo va creando nuevos sabores; por ejemplo, una de sus innovaciones es el jugo de chuño combinado con jugo de naranja, el cual es requerido por los servicios de catering que ofrecen.

Variedad y beneficios

Manq‘a ofrece una variedad de alimentos, una transformación nutritiva, con identidad y alimentación responsable. Mencionó que en la ciudad de El Alto ofrecen un almuerzo desde ocho bolivianos, en tanto Manq‘a oferta uno saludable, que oscila desde los 15 a 18 bolivianos.

La institución es un modelo educativo, que da oportunidad de formación a jóvenes en situaciones difíciles y de escasos recursos, y brinda una oportunidad para que los mismos puedan acceder a un título de técnico básico en gastronomía. A partir de ello puedan buscar otras oportunidades y emprender proyectos.

EMPRENDIMIENTOS

Además que busca promover una cultura de emprendimientos y generación de negocios en los jóvenes, como alternativa para mejorar sus ingresos y poder viabilizar, a través de alianzas estratégicas, oportunidades laborales en restaurantes, centros gastronómicos, hoteles y otros.

Las escuelas tienen una capacidad de al menos 50 alumnos, cada una, cuenta con 10 establecimientos distribuidos en la ciudad de El Alto; hasta el momento se tienen 1.700 graduados, desde su inicio, y en la actualidad tienen alrededor de 385 jóvenes, en plena formación.

HISTORIA DE UN CASO

Franco Carpio pertenece a una de las escuelas Manq‘a, desde muy pequeño quedó en la orfandad quedándose a tutela de su abuelo, conforme él iba creciendo se vio envuelto en malos hábitos, como el consumo de drogas, alcohol e incluso formo parte de pandillas de la ciudad de El Alto.

En el intento de salir de esa situación, salió del país en busca de trabajo, y por azares del destino logro obtener una fuente laboral en un restaurante, pero sufrió explotación y lo discriminaban, por lo que decidió volver al país y buscar superarse como persona.

Es en ese momento donde Franco, a través de internet y por recomendación de un amigo, decidió entrar a una de las escuelas Manq‘a. Él llegó a la escuela, aproximadamente hace un mes y medio, tiempo suficiente para compartir sus conocimientos y manifestar su total alegría con el aprendizaje que hasta el momento ha recibido.

Ahora aplica las recetas de algunos postres para venderlos en las calles de la urbe alteña, lo cual le sirve como sustento, “Todo lo recaudado es para mi propia alimentación” expresó.

Al ingresar a las escuelas, los jóvenes deben pagar un monto de 300 bolivianos, costo que cubre el uniforme que requieren, la duración de la formación, que es de seis meses, y durante este tiempo deben aprender a elaborar los alimentos que puedan o estén a su alcance.