jueves, 7 de enero de 2016

Conozca más del tarumá

Quizás lo haya visto en estos meses por las calles de la ciudad. Es un árbol muy característico de esta parte del país. Generoso con sus frutos, los mismos son de color púrpura oscuro, ovalados, muy similares a las aceitunas. ¿Lo recuerda? Tarumá es el nombre de la especie y en esta edición hablaremos de él y sobre todo de su fruto.

El árbol. El ingeniero forestal Darío Melgar señaló que en términos científicos se le denomina Vitex cymosa. Generalmente, esta especie crece a las riberas de los ríos, por lo que es muy común verlos en las orillas del Piraí, en la zona del Urubó. Florecen en octubre y fructifican a inicios de noviembre y mediados de diciembre.

El fruto. Tiene un sabor agridulce, algo picante pero es comestible. "Se come, se come, pero no mucho porque es medio pichiró (gusto áspero de ciertos frutos que no han madurado y que contienen tanino)" dijo Carlos, quien cuenta que de vez en cuando va al campo y encuentra varios árboles por allí.

Propiedades nutricionales. Hay pocos estudios sobre los frutos del tarumá, pero los que existen aseguran que contiene proteínas, grasa, hidratos de carbono, fibra, calcio, ácido ascórbico, potasio, hierro, entre otros nutrientes.

Uso medicinal. Los antiguos y todavía las personas mayores usaban sus hojas hervidas para curar los granos producidos por las picaduras de insectos, lo aconsejaban para tratar los dolores de garganta, dolores musculares, la presión alta y también es diurético, entre otros.

En la gastronomía. El jarabe hecho de la pulpa de esta fruta se puede utilizar en lugar de otros jarabes como un edulcorante nutritivo.

Receta
Dulce de tarumá
Ingredientes

• 1 libra de fruto de tarumá fresco
• 1 libra de empanizado


Preparación
• Lave los frutos y déjelos remojando en agua fría durante toda la noche.

• Al día siguiente enjuáguelos y póngalos al fuego en una olla con unos dos litros de agua aproximadamente, cocínelos durante 30 a 40 minutos hasta que estén blandos, luego escúrralos y enjuáguelos.

• En otra olla ponga a hervir un litro y medio de agua con el empanizado y canela. Cuando se haya disuelto el empanizado y empiece a espesar, agregue los frutos y cocínelos a fuego lento hasta que se reduzca el agua, se forme una miel espesa y los frutos casi se deshagan.

• Retire del fuego y déjelo enfriar y sirva acompañado de una tajada de queso fresco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario