viernes, 26 de agosto de 2016

Nueces: Las mejores aliadas de la mujer



Aunque técnicamente son uno de “ellos”, los frutos secos, “ellas”, las nueces, son muy femeninas, como demuestran las investigaciones más recientes sobre los beneficios que aportan a la mujer.

El último estudio centrado en la alimentación y rutina diaria de las mujeres indica que una dieta saludable que incluya 30 gramos de nueces por semana, se asocia con un menor riesgo de desarrollar alteraciones físicas durante el envejecimiento.

Para la doctora Francine Grodstein, profesora de epidemiología en la Harvard School of Public Health –participante en esta investigación- llevar una dieta de este tipo puede ayudar a las mujeres mayores a mantener la capacidad de realizar tareas básicas cotidianas a medida que envejecen, como cargar las compras o vestirse ellas mismas.

Para la dietista y nutricionista Júlia Farré (juliafarre.es) este estudio, donde se analizó a 55.000 mujeres durante 30 años, demuestra que una dieta rica en frutas, verduras, que contenga nueces, y a su vez tenga un consumo menor de bebidas azucaradas, sal y grasas ‘trans’, mejora la calidad de vida de las féminas cuando se hacen mayores.

Júlia Farré explica, que las nueces ofrecen cuatro grandes beneficios para la salud femenina, que también pueden ser aplicables a la población en general, y se refieren a la salud cardiovascular, la diabetes tipo 2, la función cognitiva y el control del peso corporal.

“El consumo habitual de nueces favorece la regulación de los niveles de colesterol en sangre, reduciendo el colesterol LDL o colesterol malo, y aumentando los niveles de colesterol bueno”, explica esta nutricionista. Añade que el contenido de este fruto seco en minerales y unos compuestos llamados polifenoles, ayuda a disminuir la tensión arterial y la inflamación de vasos sanguíneos.

Según Farré, las nueces “contienen ácidos grasos omega 3 de origen vegetal, concretamente ácido alfa-linoléico, lo que juntamente con su aporte de fibra, ácido fólico y antioxidantes, ayudan a mejorar la salud de las personas que sufren diabetes tipo 2”.

“El consumo de nueces en una dieta saludable reduce en un 21 por ciento el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 en las mujeres”, enfatiza.

“Consumir nueces, juntamente con un estilo de vida saludable y actividad física, ayuda a mantener una buena función cognitiva y a prevenir o retrasar la aparición de dolencias neurodegenerativas”.

“Las nueces también pueden ser un buen aliado para reducir el peso corporal si cambiamos el consumo de grasas menos saludables por el de este fruto seco”, según Farré.

Un puñado de nueces

Siempre se ha catalogado a los frutos secos en general como alimentos muy calóricos, peor recientemente se ha visto que cuando se digieren las nueces el cuerpo aprovecha un 21 por ciento menos de las calorías que se pensaba que aportaban y, además, la saciedad que producen al comerlas ayuda a seguir una dieta de adelgazamiento, destaca.

Según Farré, los diversos estudios científicos que han demostrado beneficios de las nueces sobre la salud han utilizado un puñado diario de nueces, equivalente a 5 nueces enteras o unos 30 gramos.

“Esa es la ración diaria que aconsejamos los dietistas–nutricionistas a las personas adultas en general, ya que aporta la cantidad de nutrientes y sustancias suficientes como producir los efectos beneficiosos nombramos anteriormente”, asegura.

Según indican desde Nueces de California, los estudios muestran que las nueces son el único fruto seco con una cantidad significativa de ácido alfa-linolénico (AAL), un ácido graso Omega-3 vegetal que el cuerpo necesita pero no produce, y contienen abundantes antioxidantes, proteínas, fibra, magnesio y fósforo, necesarios para tener un estado de salud y de vida óptimo.



CLAVES PARA APROVECHAR LAS NUECES

Estos son algunos consejos proporcionados por Júlia Farré, para incorporar las nueces a la alimentación femenina:

Entre horas: Las nueces son un alimento muy fácil de llevar en el bolso en invierno y verano, se pueden consumir en cualquier sitio sin ensuciar y, al ser muy saciantes, evitan que se consuman “snacks” o alimentos poco saludables a media mañana o a media tarde.

En la cocina: Las nueces se pueden utilizar para preparar salsas saludables. Combinan bien con carne, pescado, huevos y legumbres, aportan un toque de sabor y textura sin robar sabores a los protagonistas del plato, y la mayoría de sus propiedades no menguan por la acción del calor.

Como postre: A veces olvidamos comer el postre, nos parece que supone mucha cantidad de comida añadida o tenemos miedo de tener digestiones lentas, pero tomar de postre frutos secos como las nueces, es una alternativa saludable.

Reinas de las ensaladas: Las nueces ya son para muchas personas un ingrediente imprescindible en una ensalada, ya que aportan muchos nutrientes, además de sabor y textura inconfundibles, y una manera original de añadirlas a una ensalada es usarlas para preparar una vinagreta.

Para decorar sus platos: Las nueces combinan bien con preparaciones saladas como cremas o gazpachos, y con preparaciones dulces y postres. Además son un alimento visualmente muy atractivo que puede producir diferentes efectos con su forma, dependiendo de cómo las cortemos.



JÚLIA FARRÉ | NUTRICIONISTA

“El consumo de nueces en una dieta saludable reduce en un 21 por ciento el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 en las mujeres”,


jueves, 25 de agosto de 2016

7 alimentos que te pueden provocar la muerte


Muchos alimentos ampliamente utilizados en las cocinas de todo el mundo esconden un peligroso potencial. A veces basta con no cocinarlo del todo, o con utilizarlo en dosis equivocadas, para transformar un ingrediente inocuo en una fuente de enfermedades, intoxicación y hasta la muerte.

Según un artículo publicado en la web Planeta Joy estos son los 7 alimentos que consumidos de la forma equivocada (en algunos casos) te pueden llevar directamente a la muerte. ¡Conócelos!

1. ACKEE
Planta autóctona de África Occidental, es muy popular en la cocina jamaiquina. Si se consume sin antes haberla inspeccionado, se corre el riesgo de contraer el Jamaican Vomiting Sickness, una enfermedad causada por la Hipoglicina A, una toxina presente en la fruta cuando no está madura, que genera desde vómitos, hasta mareos, deshidratación y muerte. (Foto: foodsafetynews.com)
ACKEE
2. YUCA
Este tubérculo, uno de los principales acompañantes del régimen alimenticio en el oriente boliviano, tiene un alto nivel nutricional siempre que sea cocinada, frita, al vapor, en puré o como arepa. Consumirla cruda y en exceso expone a la persona a altos niveles de linamarina que, al entrar en contacto con ciertas enzimas digestivas, se convierte en cianuro. En la mayoría de los casos, conlleva inevitablemente a la muerte. (Foto: biotrendies.com)
Yuca
3. FUGU
Este pescado japonés puede generar una muerte súbita si no se lo prepara adecuadamente, ya que sus órganos contienen altas dosis de tetrodotoxina, una toxina muy potente y de acción inmediata. Extraerlos es una tarea delicada, porque pueden contaminar el resto de la carne ante el mínimo contacto. (Foto: msn.com)
Fugu
4. HONGOS
La peligrosidad de los hongos es archiconocida. Hay por lo menos 32 variedades mortales y 52 más que son venenosas.(Foto: msn.com)
Hongos
5- CEREZAS
Las semillas de muchas frutas contienen cianuro. Las cerezas son un ejemplo. Tragar un par de semillas no va a causar mayores problemas, pero es preferible evitarlo y escupirlas. (Foto: culturanatural.net)
Cerezas
6.NUEZ MOSCADA
Especia ampliamente utilizada en gastronomía, en pequeñas dosis no produce efectos dañinos, pero en dosis altas, (10 gramos o más) puede causar alucinaciones que duran 24 horas. Su consumo excesivo, puede generar palpitaciones, convulsiones y muerte.(Fotos: msn.com)
Nuez moscada
7.SAUCO
De color azul brillante e intenso, es empleado como ingrediente en comidas y bebidas en muchos países de Europa, como Alemania, Suecia y Francia. Si se las cocina antes de utilizarlas, no hay problema, pero no hay que ingerirlas crudas, ya que son altamente venenosas.(Foto:msn.com)
Sauco

Algunos alimentos pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo

Debido al estrés que se vive en la vida diaria el estado anímico se ve afectado, por lo que debes tener mucho cuidado a la hora de alimentarte, ya que ciertos alimentos pueden contribuir a levantar tu estado de ánimo.

Por otro lado, juntar depresión y comida chatarra es una combinación peligrosa; sin embargo, es posible generar un cambio en nuestros hábitos alimenticios que al mismo tiempo nos permita consumir sustancias benéficas y nos haga sentir mejor al reducir los niveles de ansiedad y estrés.

Es por ello que debes consumir estos alimentos para la depresión:

Avena:

La acción de los carbohidratos complejos consiste en mantener un nivel de glucosa en la sangre, estimulando al sistema nervioso a través de la emisión de serotonina, que produce un estado de relajación.

Lentejas:

Comer habitualmente esta legumbre rica en hierro y calcio estimula el sistema nervioso y regula el ritmo cardíaco de nuestro corazón, evitando la sensación de ansiedad y alejando la tristeza.

Cítricos:

Contienen antioxidantes como la vitamina C, que inhiben la generación de cortisol, hormona responsable de las reacciones del sistema nervioso. La toronja, el kiwi, la guayaba y la naranja son las frutas que mayor cantidad de esta vitamina aportan.

Vino tinto:

El vino tiene fama de ser un ayudante a la circulación. Beber una copa con regularidad protege contra la depresión y ansiedad, pues sus efectos antioxidantes evitan la creación de radicales libres.

Chocolate negro:

Además de ser delicioso y poseer propiedades que estimulan la concentración y el placer, está demostrada la eficacia para reducir los niveles de cortisol, además de que libera endorfinas, que estimulan los sentimientos placenteros.

Diversos estudios científicos afirman que la infusión de la manzanilla tiene una acción significativa en la reducción de la ansiedad y el estrés, especialmente efectivo para aliviar la sensación de vacío en el estómago.

miércoles, 24 de agosto de 2016

¿Conoces los beneficios de la ciruela pasa?

Quizás sea hora de que vayas incluyendo las ciruelas pasas en tu dieta, pues estás a punto de descubrir que podrían tener enormes beneficios para tu salud. Además, ¡no puedes negar que también son un manjar!
Comer un cuarto de taza de ciruelas pasas te daría hasta el 12% del requerimiento diario de fibra que necesitas, de acuerdo con el portal de la organización de bienestar Livestrong.

 

La ciruela pasa también podría ayudar en la prevención de la pérdida de densidad en los huesos, de acuerdo con un estudio publicado en la revista científica The British Journal of Nutrition.

 

Debido a que tienen un gran contenido de fibra, es recomendable consumirlas antes del plato fuerte porque pueden hacer que la gente se sienta saciada más rápido o reduzca su apetito, según un estudio publicado en la revista científica Eating Behaviors.

 

Si quieres intentar prevenir hemorroides causadas por el estreñimiento, entonces acostúmbrate a tomar jugo de ciruelas, porque podría actuar como laxante gracias a su alto contenido de sorbitol, de acuerdo con Healthline.
El estreñimiento puede hacer que tengas una vejiga hiperactiva, lo que te haría ir a orinar muy seguido. Afortunadamente, la fibra de la ciruela pasa, podría ayudar a normalizar esa función.
También son una buena fuente de potasio. Este mineral ayudaría a la digestión, al ritmo del corazón, a los impulsos nerviosos, a las contracciones musculares, así como a la presión arterial.

 

El jugo de las ciruelas pasas también podría proveer una buena cantidad de hierro, el cual ayudaría a prevenir la anemia. Este padecimiento podría causarte dificultad para respirar, irritabilidad y fatiga.

 

Si quieres mejorar tu perspicacia, podrías comer ciruelas secas, las cuales tienen mucho boro. Se dice que este nutriente sería capaz de ayudarte a mejorar la agudeza mental.

imagen
 

La arteriosclerosis es un padecimiento que surge cuando se acumula placa en las arterias y puede hacer que haya una escasez de oxígeno y sangre en los tejidos del cuerpo, lo que podría incluso llegar a provocarte un ataque cardiaco. Las ciruelas pasas, podrían ser aliadas para combatir esta enfermedad.

 

También es bueno consumir esta fruta si quieres sentirte con más fuerzas, ya que es una gran fuente de energía, de acuerdo con un estudio publicado en la revista científica Critical Reviews in Food Science and Nutrition.

 

Aunque son dulzonas, no producen un aumento rápido de azúcar en la sangre. De hecho, debido a que contienen grandes cantidades de compuestos fenólicos, podrían ayudar a retardar la absorción de la glucosa en el organismo.

 

Estos mismos compuestos fenólicos también pueden servir como agentes preventivos contra ciertas enfermedades crónicas.

 

Para frenar el crecimiento de tu barriga sería bueno que añadieras algunas ciruelas a tu menú, pues podría ayudar como parte de un régimen para perder peso, de acuerdo con una investigación hecha por la Universidad de Liverpool.


 

También podrías hacerle frente al surgimiento de arrugas, pues las ciruelas pasas contienen varios antioxidantes que podrían ser aliados para retardar el envejecimiento de la piel, de acuerdo con el portal de ciencias Science Daily.



jueves, 18 de agosto de 2016

Alimentos para el cerebro



La comida es el combustible vital para el ser humano y elegir correctamente lo que se come puede ayudar a mejorar el funcionamiento de determinados órganos, como el cerebro.

El cerebro es el gran director del cuerpo ya que es el centro del sistema nervioso. Está formado por millones de neuronas que responden a un sinfín de impulsos que vienen del exterior. Su funcionamiento es tan complejo, que hasta la fecha siguen existiendo más dudas que certezas sobre el alcance de su poderío.

Por ello, es importante conocer cuáles son los alimentos que ayudan a potenciar el funcionamiento del cerebro y a mantener sus capacidades por más tiempo. Es decir, que ayudan a la memoria y mantienen la vitalidad neuronal.

No olvides que todos ayudan a mantener la salud del cerebro. Y su acción se potencia con el ejercicio.

Arándanos. Esta súper fruta es útil para nutrir a todo el organismo. Sus bondades ayudan a evitar o retrasar enfermedades degenerativas del cerebro, como el caso del Alzheimer. También es un potente antioxidante.

Son unos grandes aliados para aumentar la atención y fijar la memoria. Las pesquisas de la doctora e investigadora Elizabeth Devore, profesora de la Harvard Medical School en Boston, afirmaron que la ingesta constante de estas frutas ayuda a frenar la pérdida de memoria. Y las investigaciones del doctor Jeremy Spencer, de la Reading University en Inglaterra, constataron que los arándanos propiciaban la concentración durante varias horas.

Frutos secos. Las almendras y las nueces, por su parte, se llevan el galardón de alimentos hipercompletos. Ambas contienen precursores de omega-3, vitamina E y magnesio, que permiten mantener el nivel de concentración durante un tiempo sin que luego haya un bajón rápido. Además, aportan gran cantidad de proteínas, que, entre otras cosas, estimulan las llamadas neuronas orexinas, que se encargan de mantenernos despiertos y atentos.

Estos frutos son aliados para mantener una buena salud cardiovascular, lo que se traduce en un correcto aporte de sangre y oxígeno a todos los órganos, sin dejar de mencionar, por supuesto, al cerebro

Palta. Posee propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir el envejecimiento y deterioro precoz de nuestra salud. Además, contiene omega 3, ideal para proteger al cerebro del desgaste prematuro.

Tomates. El tomate contiene una sustancia llamada licopeno, que, gracias a sus propiedades antioxidantes, ha demostrado ser útil a la hora de la prevención de muchas enfermedades, entre ellas, varios tipos de cáncer y accidente cerebro-vascular.

Semillas de chía. Éstas favorecen el funcionamiento de las neuronas y mejoran la actividad cerebral. Es considerada la mayor fuente de omega 3 que conseguimos en la naturaleza. Previene el envejecimiento de los tejidos, manteniendo las funciones intactas por más tiempo.

Aceite de oliva. Posee poderosos efectos antioxidantes de protección para los tejidos, evita el daño causado por los denominados radicales libres que llevan a las diferentes enfermedades como el caso del cáncer.

Además, posee grasas saludables que ayudan a proteger al corazón, logrando una óptima circulación sanguínea y consiguiendo nutrir a todas las células del cuerpo para que puedan funcionar correctamente.

Pescados. Una dieta variada y completa en ciertos nutrientes, como el omega-3 (salmón, sardinas o atún), contribuye a que el rendimiento intelectual de una persona sea mayor. Lo dicen los estudios, como el que llevó a cabo Alexandra Richardson, de la Universidad de Oxford.

Los pescados son una fuente rica de fósforo. Este mineral ayuda a fortalecer el cerebro, especialmente, mejorando la memoria. Consumir periódicamente pescados, sobre todo, el azul, por su alto contenido de omega 3, ayudará a proteger la salud del corazón y también del cerebro.

Té verde. Es un gran antioxidante, ayuda a prevenir las enfermedades del corazón y las que afectan al cerebro. Además, ayuda a preservar la memoria, evita el daño, causado por el paso del tiempo, manteniendo protegidas a las células.

Cacao. Consumido, por supuesto, con moderación el cacao puede ayudar en la buena salud del cerebro, ya que contiene antioxidantes que evitan el envejecimiento prematuro del organismo y sus células, a la vez de prevenir enfermedades del corazón. Asimismo es rico en magnesio, un mineral que ayuda en la nutrición del sistema nervioso.

Brócoli. Posee nutrientes que tienen la capacidad de potenciar la memoria y preservar la buena salud del cerebro.

El brócoli es la estrella de la vitamina K. Ha dado resultados muy positivos no sólo en su ya conocida e indispensable función en la coagulación de la sangre, sino también en tratamientos para el Alzheimer. Una investigación de la Universidad de Montreal en Canadá demostró que las personas mayores que presentaban más presencia de vitamina K1 elaboraban mejores discursos, progresaban en su expresión verbal y poseían mayor retención de la información.



LOS MÁS DAÑINOS

Al igual que existen alimentos que ayudan a potenciar el funcionamiento del cerebro, hay otros que pueden llegar a perjudicarlo seriamente y son nocivos para algunas funciones como la memoria.

Por ello, es importante no consumirlas en exceso.

Entre estos alimentos están: las bebidas azucaradas, el gluten, el pescado con alto contenido en mercurio, la comida procesada, las galletas de hojaldre y los edulcorantes.



¿Por qué es bueno comer espinacas?

Es vox populi que las espinacas están cargadas de toneladas de nutrientes con muy bajas calorías. Pero, ¿qué beneficios pueden aportarnos las verduras preferidas de Popeye?

Control de la diabetes: la espinaca contiene un antioxidante conocido como ácido alfa-lipoico, que aumenta la sensibilidad a la insulina y evita los cambios inducidos por el estrés oxidativo en pacientes con diabetes.

Prevención del cáncer: las espinacas y otras verduras verdes contienen clorofila, que ha demostrado ser muy eficaz para bloquear los efectos cancerígenos de una molécula que se genera cuando los alimentos se cocinan a altas temperaturas.

Prevención del asma: el riesgo por desarrollar asma es más bajo en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes; uno de ellos es el betacaroteno, que se encuentra en las espinacas. También podemos encontrarlo en los albaricoques, el brócoli, el melón o las zanahorias.

Disminución de la presión arterial: debido a su alto contenido enpotasio, las espinacas son muy recomendables para las personas con presión arterial alta, con objeto de anular los efectos del sodio en el cuerpo. Otros alimentos ricos en potasio son las patatas, los tomates o las naranjas.

Mejora de la salud de nuestros huesos: una baja ingesta en vitamina K ha sido asociada a un mayor riesgo de fractura ósea, por ello, es importante consumir alimentos ricos en vitamina K como las espinacas, que actúan como un modificador de las proteínas de la matriz ósea, mejorando la absorción del calcio y reduciendo la excreción urinaria de calcio.

Promover la regularidad intestinal: la espinaca tiene un alto contenido de fibra y agua, y ambas ayudan a prevenir el estreñimiento y, por tanto, a promover un sistema digestivo saludable.

Conseguir un pelo y una piel más sanos: las espinacas también contienen mucha vitamina A, que es necesaria para la producción del sebo que mantiene el cabello hidratado y también para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello. La espinaca y otros vegetales verdes ricos en vitamina C son indispensables para la construcción y mantenimiento del colágeno, que proporciona la estructura de la piel y el cabello. De ahí que tener déficit de hierro sea la causa más común de pérdida de cabello.

miércoles, 17 de agosto de 2016

¿Sabes cuáles son las grasas malas?

Las grasas son uno de los nutrientes imprescindibles para que nuestro cuerpo pueda funcionar correctamente, ellas nos hidratan la piel, actúan en la absorción de las vitaminas y aportan al cuerpo la energía necesaria para que podamos realizar nuestras actividades. Entonces, ¿por qué tanto miedo con las grasas?, ¿por qué evitarlas?

Lo cierto es que existen dos tipos distintos de grasa, unos completamente saludables y beneficiosos para el organismo y otro que nos puede dañar las arterias y afectar negativamente a nivel cardiovascular. ¿Quieres conocer cuáles son las grasas malas? en el siguiente artículo te explicaremos detalladamente en qué se diferencian de las buenas y en qué tipo de alimentos puedes encontrar cada una de ellas.

Cuáles son las grasas malas

Antes de explicarte en qué alimentos se encuentran para que puedas evitarlos lo máximo posible, te explicaremos qué es lo que hacen en tu organismo y por qué es preferible mantenerte alejado de ellas.

Lo que popularmente llamamos grasas malas, en realidad son las grasas saturadas, que aumentan los niveles del también llamado colesterol malo o LDL. Este tipo de colesterol se aloja en las paredes de las arterias, dificultando el paso de la sangre e incrementando el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, sobrepeso e insuficiencia cardíaca.

Un exceso en el colesterol supone una alarma que debemos escuchar, ya que es totalmente reversible dado que suele darse como consecuencia de una mala alimentación en la que las grasas saturadas tienen más paso del que deberían. Aunque este tipo de grasas no deberían superar el 10% del total de calorías que consumimos cada día pero en muchos casos se supera con creces.



¿En qué alimentos están las grasas malas?

Hay una forma rápida de saber cuáles son las grasas malas y es que los alimentos que las contienen suelen estar en la cúspide de la pirámide alimenticia, es decir, en aquellos productos que debemos comer poco. Muchos de estos alimentos tienen un origen animal, entre ellos destacan:

La mantequilla
Lácteos enteros
Carnes grasosas
Embutidos y carnes procesadas
Frituras
Quesos
Dulces y pastelería
Bollería industrial
Salsas preparadas

Cuáles son las grasas buenas

Obviamente si hablamos de grasas malas es porque existen las grasas buenas, aquellas que sí debemos comer y que son beneficiosas para el organismo. Nuestro cuerpo necesita grasas y lo que no debemos hacer es privarle de ellas, lo que sí podemos hacer es sustituir las grasas malas o saturadas por las grasas insaturadas, también llamadas grasas buenas.

Estas no solo disminuyen los niveles de LDL, sino que en algunos casos ayudan a aumentar el colesterol bueno, funcionando como una barrera protectora contra las enfermedades cardiovasculares. Aún así es necesario tener en cuenta que la ingesta de grasas no debe superar el 30% respecto al total de calorías ingeridas cada día.

Existen dos tipos distintos de grasas insaturadas, las monoinsaturadas y las poliinsaturadas, a continuación te detallados en qué alimentos puedes encontrar cada una de ellas:

¿En qué alimentos están las grasas buenas?

Las grasas monoinsaturadas las encontramos en:

Aceite de oliva crudo
Almendras
Cacahuetes
Avellanas y frutos secos en general
Aguacate
Aceite de coco
Aceite de girasol

Las poliinsaturadas están en:

Pescado azul: atún, salmón, sardina, etc.
Aceite de girasol
Aceite de soja
Aceite de maíz
Pipas de girasol
Almejas y calamares
Yema de huevo



Alimentos con pocas grasas

Ahora que ya sabes cuáles son las grasas malas y cuáles son las grasas buenas, también debes saber en qué alimentos encontramos poca cantidad de ácidos grasos, ya que como te hemos dicho, estos no deberían superar el 30% del aporte calórico diario.

A continuación te hacemos una lista de los productos más bajos en grasas por categoría, con los que puedes mantener una alimentación saludable, baja en grasas y riquísima:

Carnes:
Conejo
Pavo
Pollo

Las carnes magras en general

Pescado:
Bacalao
Pulpo
Lenguado
Merluza

Frutas:

Sandía
Pera
Fresa

Verduras

Espárragos
Lechuga
Tomate
Setas