lunes, 1 de octubre de 2018

Agudiza tu inteligencia

La inteligencia es una característica que distingue al ser humano, nuestro cerebro tiene una capacidad sorprendente que ninguna otra especie posee y podemos ayudarnos a incrementar nuestra destreza cerebral aplicando algunos hábitos a nuestra vida. Te decimos cuáles.

- SALIR DE TU ZONA DE CONFORT

El cerebro se acostumbra a las cosas cotidianas volviéndolas fáciles de realizar, por lo que un buen ejercicio para estimular tu inteligencia es cambiar por completo tus hábitos diarios y salir de tu zona de confort.

Toma rutas diferentes al trabajo, haz tareas de las que siempre huyes, intenta vencer tus propios miedos.

- NO COMER AZÚCAR

Lo creas o no el consumo elevado de azúcar y alimentos chatarra pueden disminuir tu nivel cognitivo, por lo que te recomendamos bajarle a los niveles de azúcar refinada, tipo bebidas gaseosas, chocolates o galletas, y aumentarle a los alimentos ricos en proteína y vitaminas.

Pescado, salmón, aceite de oliva, espinacas y alfalfa son alimentos que te volverán más inteligente.

- EJERCICIOS MENTALES

El cerebro también funciona como un músculo y para hacerlo más fuerte es necesario ejercitarlo; para lograrlo puedes hacer ejercicios mentales como la lectura, resolver acertijos, comprarte un cubo de Rubik y tenerlo en tu escritorio para armarlo en tiempos libres, étc.

- VIDA SEXUAL ACTIVA

Tener intimidad periódicamente es una forma increíble de estimular el cerebro, despierta tu sentido de alerta y lógica, además de ayudarte a sentirte relajada y sin estrés.

De acuerdo con un estudio desarrollado por académicos de la Universidad de Maryland, una vida sexual activa ayuda a la regeneración de la materia gris, además de ayudarte a mejorar la memoria y elevar tu inteligencia.

- DORMIR 8 HORAS DIARIAS

La privación del sueño tiene más efectos negativos de los que crees, desde acelerar el envejecimiento, volverte más propensa a padecer infartos y diabetes, hasta disminuir tu inteligencia.

Cuando no duermes lo suficiente tu sentido de alerta es equivalente al de una persona ebria, por lo que no realizas tus tareas de forma óptima y corres más riesgo de sufrir un accidente.

- ESCUCHAR MÚSICA CLÁSICA

Está demostrado que escuchar música clásica ayuda a disminuir el estrés y puede estimular nuestra actividad cerebral, ayudando en nuestra concentración, cognición y retención. Por esta razón se recomienda que escuchemos música clásica durante el trabajo, el estudio o en momentos de mucho estrés.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Herbalife Bolivia celebró sus 14 aniversario con distribuidores independientes

Con un agradable encuentro, la compañía global Herbalife Nutrition celebró sus 14 años de presencia en Bolivia con sus distribuidores independientes en las ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba, Santa Cruz y Tarija. Los festejos se realizaron en los centros de venta de la empresa líder de nutrición en el país con presencia en los nueve departamentos y conocida por el 96% de los bolivianos.

La especial celebración reunió a más de 500 distribuidores, que alrededor de una torta cantaron el “cumpleaños feliz” y auguraron muchos más éxitos y crecimiento para la compañía, que desde 2004 se ha caracterizado por su dinamismo e innovación.

El director país de Herbalife en Bolivia, Ricardo Mendoza felicitó a los distribuidores por el trabajo constante y compromiso que tienen con la marca a nivel nacional. “Es muy importante para nosotros su trabajo, estos 14 años han sido de constante crecimiento, gracias al esfuerzo y dedicación, brindo porque los próximos años, continuemos trabajando por lograr una vida saludable y llena de felicidad en nuestro país”, concluyó.

Finalmente, los distribuidores independientes disfrutaron de una amena charla, se tomaron fotos del recuerdo y degustaron la torta de aniversario. ///


martes, 25 de septiembre de 2018

Una nutrición adecuada es fundamental para un envejecimiento saludable

Felipe Melgar Cuéllar, médico geriatra, NAB asesor médico de Herbalife Nutrition en Bolivia y miembro del Consejo Médico Consultor Internacional de Nutrición de la compañía

Para el especialista, la nutrición adecuada, la actividad física, la actitud positiva juega un papel determinante para llegar con calidad de vida a la edad adulta. Este estilo de vida saludable significa un 70%, el otro 30% se atribuye a factores genéticos. El doctor Melgar habla sobre el envejecimiento saludable e invita a conocer los pasos a seguir desde la juventud en materia de nutrición y vida activa para lograrlo.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
¿Te imaginas llegar a tu última etapa de vida de forma saludable, es decir, con un estado físico y mental sano, haciendo las tareas gratificantes sin problemas, independiente y sin dejar de disfrutar los años transcurridos? Esto es posible y dependerá de los hábitos y las acciones preventivas que cada uno realizan desde la juventud acompañada de una adecuada nutrición, sostuvo Felipe Melgar, geriatra y asesor médico de Herbalife Nutrition en Bolivia.
Con el transcurso de los años y la vida ajetreada, las personas comienzan a sentir cambios tanto a nivel fisiológico y en la salud. Aproximadamente a los 30, el cuerpo entra en proceso de envejecimiento, es decir, de desgaste y pérdida de las reservas del organismo para enfrentar situaciones de estrés (enfermedades, accidentes, exposiciones ambientales extremas, etc.) por lo tanto va disminuyendo la expectativa de vida en función a como se cuida la integridad física.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de adultos mayores va en aumento en todo el mundo. Se calcula que entre 2015 y 2050 la proporción casi se duplicará, pasando de ser 900 millones a 2000 millones de personas mayores de 60 años, siendo en esta edad, donde aumentan las probabilidades de padecer varias afecciones físicas y mentales que es preciso reconocer.
Recientemente (26 de agosto) se celebró el día del adulto mayor en Bolivia; Melgar nos comenta acerca las claves para llegar a tener envejecimiento saludable, brindando algunos consejos para adquirir hábitos sencillos y sanos desde la juventud.
El especialista es contundente al afirmar que para prolongar la juventud un 70% depende de llevar un estilo de vida saludable: nutrición adecuada, actividad física regular, descanso, hidratación y actitud positiva, el resto corresponde a factores genéticos (30%).
Este estilo de vida disminuye la probabilidad de enfermarse y mantiene las reservas fisiológicas de todos los órganos y sistemas funcionando perfectamente, lo que permite llegar a los 90 a 100 años con vida útil, es decir, con un estado físico y mental saludable como para mantener la autonomía en las actividades.
Es importante comenzar con la mezcla apropiada de nutrientes en la ingesta diaria: con el consumo de las cantidades adecuadas de proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales, incorporando una cantidad suficiente de líquidos y una dosis aceptable de fibra.
Lo mencionado anteriormente no es una tarea sencilla, sin embargo, es un objetivo necesario si deseamos sentirnos y lucir lo mejor posible. Cumplir esta meta puede hacer (y hará) maravillas en el bienestar personal, y puede ayudar a revertir las tendencias preocupantes que existen en el panorama actual de la salud mundial
Si bien no todo lo que comemos equilibra los nutrientes necesarios para el organismo, el doctor Melgar mencionó la alternativa de suplementos nutricionales como una estrategia perfecta desde la juventud. Su manera simple de preparar batidos nutricionales de acuerdo a la necesidad individual según la composición corporal, la actividad física, la ingesta calórica diaria óptima y el metabolismo basal es una opción muy válida.
Siguiendo estas recomendaciones y sumando una actitud positiva, el Dr. Melgar cree que es una condición fundamental para una prolongada juventud y una plena edad adulta.

10 Tips para la edad joven que contribuya a un envejecimiento saludable:

1. Desayune todos los días y de forma saludable.
2. Incorpore en su alimentación 3 comidas fuertes al día, más dos meriendas bajas en calorías.
3. Consuma de las calorías diarias permitidas un 25% de grasas saludables, 45% de carbohidratos, 30% de proteínas y fibra (25 grs. similar a lo que recomienda la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria-EFSA).
4. Consuma de preferencia grasas saludables con omega 3 (almendras, chía, pecados).
5. Prefiera carbohidratos complejos que retardan la absorción de azúcares: cereales integrales, frutas y verduras y reduzca las harinas y azucares refinadas.
6. Mantenga una buena hidratación.
7. Realice actividad física regular.
8. Tómese un buen descanso y sueño.
9. Incluya suplementos con micronutrientes que su cuerpo requiera. Herbalife es una excelente opción a través de sus batidos nutricionales.
10. Personalice su alimentación con un profesional de nutrición.

jueves, 13 de septiembre de 2018

Alimentación en fin de semana

Los fines de semana suele ser difícil comer saludable debido a los compromisos, reuniones y salidas a restaurantes, por lo que nos sentimos tentados a darnos un descanso de la dieta. Por ello, para disfrutar del fin de semana, sin afectar tu esfuerzo y compromiso por tener buenos hábitos de alimentación, es necesario que recuerdes unos tips.

Conociendo más
Trata de elegir alimentos que estén preparados a la plancha, al vapor, asados, hervidos o al horno y evita los platillos fritos, capeados o empanizados, debido a que tienen más grasa y calorías. Prefiere los postres como fruta fresca con yogurt light. Si piden pastel o helado compártelo con alguien, de esta forma se disfrutará del postre consumiendo una cantidad menor.
En realidad no tiene mucho sentido cambiar tu rutina de alimentación, sobre todo si tus alimentos durante la semana te mantienen lleno de energía. Trata de apegarte a tu horario de comida, procura no saltarte el desayuno o la comida, para después cenar en exceso. Sigue el mismo horario de alimentación cada día y verás que tu cuerpo te lo agradecerá.
Muchos renunciamos a refrescos, vinos y cervezas en la semana, pero el “finde” viene con más tentaciones

Los cambios en el embarazo

El embarazo va a ser toda una prueba de esfuerzo, mental y física, tu piel va a estirarse para adaptarse a las nuevas formas que irá adquiriendo tu útero, por eso es importante que te hidrates tanto por fuera, mediante cremas hidratantes, como por dentro aumentando la ingesta normal de agua. Debemos pasar de los 6 – 8 vasos al día a unos 8-12 vasos.

Recomendaciones.
En el embarazo si llevas una dieta sana y tienes hábitos saludables, practicas algo de deporte y mantienes una vida activa, son pocos los cambios que tendrás que realizar, salvo prescripción médica por algún tipo de complicación derivada del embarazo que tampoco tiene por qué darse.
Podemos tomar infusiones sin azúcar, siempre de forma moderada, o leche desnatada para poder llegar a esa cuota. Debemos evitar por supuesto la ingesta de bebidas azucaradas, solo nos aportan calorías vacías que descompensan nuestra alimentación, incluso deberíamos reducir al mínimo los zumos naturales pues su contenido en azúcares es elevado.
En general se dice que una mujer embarazada debe aumentar su ingesta diaria en 300 kilocalorías


¿Le da mucha hambre de noche?, haga esto para evitarlo

Comer de noche no engorda, así lo asegura Luigi Gratton, experto en nutrición, que aconseja no dejar de comer en horario nocturno, siempre y cuando se trate de una dieta balanceada y sea una cena ligera.

El experto es claro: lo que está mal es comer demasiado de noche.

Pero, ¿qué pasa si me da mucha hambre en esas horas? Gratton dice que una de las claves consiste en desayunar y almorzar bien, de modo que la persona reciba las proteínas y carbohidratos necesarios para afrontar la jornada de manera óptima.

Gratton sugiere esta estrategia: una comida consistente en la tarde, entre el almuerzo y la cena. Puede ser, por ejemplo, la mitad de un sándwich, un tazón de queso freso o frutas. Así podrá cenar ligeramente y sin problemas.

Nutrición para la tercera edad

La clave para tener una vejez saludable comprenden dos aspectos: una nutrición sana y una rutina de ejercicios. Pero qué sucede, muchas personas de la tercera edad le restan importancia a los alimentos que consumen, sin ponerse a pensar que el cuerpo no asimila los nutrientes de la misma manera, que lo hacía a los 20 años.

“Muchas personas llegan a los 70 años y siguen haciendo deporte. Pero en otros casos, debido a una mala alimentación comienzan a ganar peso, porque consumen grasas, sin considerar los problemas gastrointestinales que les causan debido al deterioro del aparato digestivo, al que se suma la pérdida de dientes que les dificulta el comer frutas y verduras”, dice el nutricionista Edson Valencia.

Sucede que a muchas personas de la tercera edad a quienes les hace falta varias piezas dentales se afectado su sentido del gusto, con la correspondiente pérdida del apetito y peor aún si sumado a ello existe la pérdida del sentido del olfato, lo que hace que en ocasiones se consuman alimentos demasiado dulces, salados o condimentados, que a la larga pueden desencadenar en un problema mayor.

“Como enfermedades las cardiovasculares, debido al consumo exagerado de grasas que provoca que las arterias del corazón comiencen a engrosarse, debido al colesterol elevado. Además, de los problemas renales que no presentan mucha sintomatología y que se detectan en etapa avanzada, comprometiendo así el funcionamiento de los riñones que derivan en una hemodiálisis”, enfatiza el nutricionista.

Según Valencia la dieta en la vejez debe incluir alimentos fáciles de masticar y digerir, que aporten con los nutrientes necesarios y que sean acordes con la actividad física y gasto de energía que realiza cada persona:

Grasas.- Las grasas deben constituirse en el 25 por ciento de aporte nutricional total, por esta razón no se debe abusar de los alimentos grasos debido a sus consecuencias negativas para el corazón, un consumo moderado es lo ideal. Y es muy importante el tipo de grasa, lo que se debe procurar consumir una monosaturada como el aceite de oliva.

Proteínas.- Se constituye en el 20 por ciento de la dieta, con el propósito de no pasarse de este límite es conveniente no abusar de la carne y consumir más pescado, que bien puede ser combinado con verduras y hortalizas.

Hidratos de carbono.- Se recomienda consumir un 55 por ciento de este aporte nutricional, que se encuentra en los alimentos como: cereales, frutas, pastas (tallarines, macarrones, etc.) y legumbres.

Vitaminas y minerales.- En la tercera edad es frecuente observar unos niveles más bajos de lo normal de vitamina D, pues es muchos casos se debe a la escasa exposición solar porque en ocasiones el anciano tiene limitada su movilidad, por ello habrá que incrementar este aporte de esta vitamina en la dieta diaria.

Se recomienda que a esta edad se consuman alimentos ricos en vitamina A, B, C y D. A continuación tenemos algunas opciones que la contienen:

a).- Vitamina A (mandarinas, ciruelas, zanahorias, acelgas, espinacas y productos lácteos)

b).- Vitamina B (melocotones, ciruelas, mandarinas, zanahorias, coliflor, repollo, acelgas, guisantes, maíz, frutos secos, arroz, productos lácteos, carne de cerdo).

c).- Vitamina C (fresas, naranjas, limones, cerezas, mandarinas, manzanas, espinacas, coles de Bruselas y pimientos).

d).- Vitamina D (leche, mantequilla y huevos).

SUGERENCIA DIETA


Los tiempos de comida sugeridos a esta edad se dividen en cinco: desayuno, merienda de la mañana, almuerzo, merienda de la tarde y cena.

Por ejemplo: en el desayuno una taza de leche descremada con pan integral y para la merienda una fruta con yogurt. En el almuerzo una sopa de verduras con arroz, fideo, trigo o quinua y como segundo una ensalada de verduras preparada con aceite de oliva, junto a una fruta como postre. En la tarde un café con marraqueta con queso y en la cena una ensalada de verduras cocidas al vapor acompañada de una carne.

El nutricionista asegura que cada dieta debe ser personal, pues muchos de ellos llegan a consulta con una enfermedad de base como: diabetes, presión alta, colesterol elevado, entre otros que condicionan el consumo de ciertos alimentos y que pueden ser reemplazados por otros que contengan el mismo aporte nutricional.